«Podría haber otra de ciudad de piedra allí, ¿quién sabe? Supongo que ésta es una de las razones que nos hace volver una y otra vez»
Vincent Lee, explorador de Vilcabamba

La cordillera de Vilcabamba es todavía uno de los lugares más salvajes y menos explorados de Perú. Como fortaleza natural no tiene parangón, y fue allí donde los incas libres llevaron a cabo el último esfuerzo de resistencia frente a los conquistadores españoles en el siglo XVI.

Tras la derrota del Reino inca de Vilcabamba en 1572, todas sus ciudades (incluida su última gran capital, Vilcabamba La Grande) fueron destruidas, convirtiéndose en unas ruinas que cayeron en el olvido durante más de cuatro siglos.

Sin embargo, el mito del Reino de Vilcabamba nunca desapareció, y en el siglo XIX la leyenda en torno a su nombre volvió a resurgir con fuerza entre aventureros y exploradores.

Ya en el siglo XX, arqueólogos como Hiram Bingham (Machu Picchu) y Eugene Savoy (Espíritu Pampa) descubrieron importantes ruinas que les dieron fama mundial.

Hiram Bingham_de pie